"Cristiano Ronaldo es el triunfo de la disciplina"

"Cristiano Ronaldo es el triunfo de la disciplina"

Martes 15 Ene 2019

 Quinton Fortune dio una entrevista con la revista española Líbero y contó sobre su debut en el Atleti y su relación con Cristiano Ronaldo en su paso por Old Trafford.

El futbolista sudafricano contó cómo en su partido debut en el Atletico de Madrid, le tocó marcar a Roanldo:

"En mi debut con el Atleti me tocó marcar nada menos que a Mr. Ronaldo Nazario da Lima. Inolvidable. Ronaldo es el mejor jugador que he tenido enfrente. Sin duda. ¡Qué tío más impresionante! Me acuerdo perfectamente de aquel partido: era el año 97. Ronaldo ya había metido un hat trick, estrellado tres palos, provocado cuatro faltas en la frontal y un penalti. Algo salvaje. Y el míster me dice que voy a salir. Estoy ilusionadísimo. Me empieza a hablar y a explicarme que jugaré por la izquierda, tal, cual, pero estoy tan nervioso que apenas le escucho. Y justo antes de saltar al campo, me agarra y me suelta: "Ah, Fortune. Y te encargas de Ronaldo, ¿eh?". A punto estoy de no entrar e irme a vestuarios fingiendo una lesión. ¿Es mi debut en el Calderón y voy a tener que marcar a ese animal que nos está machando? Ponme a cubrir a Figo aunque sea".

"Cuando me preguntan por los mejores jugadores a los que enfrenté: ¿Messi? Increíble. ¿Ronaldinho? Brutal. ¿Cristiano? Salvaje. Pero Ronaldo... Ronaldo era simplemente otra cosa"

Fortune también compartió vestuario con Cristiano Ronaldo en su paso por el Manchester United y contó cómo era para los más grandes tratar de darle consejos:

"Ronaldo siempre creyó. Siempre creyó en él. Me acuerdo de que llegó siendo un chico flaquito y diciendo con mucha seguridad que él iba a ser el mejor del mundo. Los demás le mirábamos un poco como si se hubiera vuelto loco. Y luego se fue de aquí convertido efectivamente en el mejor jugador del mundo. No sé si tenía condiciones para ser el mejor. Es probable. Lo que sí sé es que trabajaba para ser el mejor. Yo nunca había visto algo así. Se quedaba siempre tras entrenar ejercitando en el gimnasio. Se ponía pesas en los tobillos y se pasaba sus días libres haciendo series de sprints y saltos.

Algunos veteranos teníamos que acercarnos para decirle: "Oye, tío, descansa, no te mates que jugamos mañana". Estaba obsesionado con ser más rápido, más fuerte, más ágil, más elástico, más todo. Es el ejemplo que pongo siempre a los chicos jóvenes con los que trabajo en la escuela del Manchester United. Porque Cristiano Ronaldo es trabajo, trabajo y trabajo. Todo mentalidad. Me alegro mucho por él porque es el triunfo de la disciplina".