Paquetá y una jugada que hizo alucinar a sus compañeros en el banco de suplentes