El entrenador del Manchester City fue contundente