El brasileño y un momento de disgusto en Manchester