Jack Greenwell: El europeo revolucionario que ganó la Copa América

Jack Greenwell: El europeo revolucionario que ganó la Copa América

Por: Eddie Agustín MurphyMartes 26 Abr 2022 20 días atrás

 En la Copa América de 1939, por esos años llamado Campeonato Sudamericano de Selecciones, el conjunto de Perú entró al salón de los campeones. La Blanquirroja alcanzó la gloria jugando un fútbol revolucionario gracias a su autor intelectual el técnico Jack Greenwell. Un inglés que escribió su nombre en la historia grande del continente por sus ideas y por ser el único DT europeo en alcanzar el trofeo más importante de Sudamérica a nivel países.

Fútbol antiguo

En los años 30 el deporte más popular del mundo era muy distinto a lo que estamos acostumbrados. Más allá de las reglas y modificaciones que vendrían después, el rol y la importancia de los directores técnicos no era similar al que tienen hoy. 

En Europa el juego se había modernizado prestándole atención a las formaciones y se les dio lugar a las tácticas para saber cómo parar un equipo en el campo. Es con esas ideas que arriba al continente el técnico ingles que había forjado su experiencia en el Barcelona, en el Espanyol y en la selección de Turquía. 

Jack Greenwell

En su llegada se encontró con un futbol latinoamericano que estaba atrasado con respecto al del viejo continente, el profesionalismo recién comenzaba a abrirse paso sobre el amateurismo en algunos países de la región. La formación 3-2-5 reinaba entre los equipos, el plan popular consistía en darle la pelota a los delanteros para que gambeteen al rival y marquen el gol. Todavía una idea de juego colectivo era lejana, quienes lo planteaban fueron tildados de rebeldes y mirados un poco de costado, a los jugadores se los acusaba de querer evitar la responsabilidad de enfrentar mano a mano al rival.

Tiki-taka

Jack Greenwell era uno de los ingleses revolucionarios que buscó salir de la isla para enseñar futbol, él imaginaba un juego de pases, de ocupar espacios y comenzar el ataque avanzando en equipo desde el propio campo, para él, sin ningún problema el central podía construir el juego desde el fondo. Al igual que todos tenía el arco en la vista, claro, pero creía que para llegar a él había que moverse por el campo y mover la pelota, buscaba un ritmo intenso en sus equipos y la aptitud física era primordial, quizás lo más difícil de exigir. En aquellos tiempos la vida del futbolista fuera del rectángulo muchas veces era como la de un trabajador más, con los excesos y vicisitudes de lo cotidiano.

El estilo de juego que pregonaba Greenwell se ve reflejado en la actualidad, hoy la mayoría de los clubes del mundo busca llegar al arco rival mediante la posesión y no dependiendo de las individualidades. Él lo supo ver cuando no era tan fácil, fue así como con su juego innovador llegó al vestuario de la Selección Peruana para hacer historia, a la par dirigiría al Club Universitario de Deportes y lo haría también de manera victoriosa.

Perú campeón invicto

La Blanquirroja no tenía grandes desempeños en los torneos de la época. En la Copa América de 1937 llevada a cabo en Buenos Aires, habían quedado posicionados en el último lugar con un récord negativo de tres derrotas, un empate y una victoria. El desenlace sería diferente dos años después. Con Greenwell, que venía con 10 títulos como técnico en FC Barcelona, Perú tocó el cielo ganando todos los partidos de la edición y venciendo al gran seleccionado de Uruguay, que en su palmarés ya se destacaban la Copa del Mundo y los oros olímpicos.

Jack Greenwell dejó el país incaico en 1940 y se marchó hacia Colombia, se fue con un récord envidiable, una efectividad del 100%, ocho victorias que le dieron los dos primeros títulos a Perú. En la gente quedó el recuerdo y en la historia del fútbol peruano los trofeos: Una Copa América (Campeonato Sudamericano 1939), una edición de los Juegos Bolivarianos (1938) y el Campeonato Peruano con Universitario.

Ver más: Las 5 peores derrotas de equipos peruanos en la Libertadores



Esta nota habla de: