Los "despreciados" que marcaron más de 100 goles en primera

Los "despreciados" que marcaron más de 100 goles en primera

Por: Esteban BekermanViernes 24 Sep 2021 9 horas atrás

 Primero lo prestaron a Colón. Corría 1999 y, tras convertirse en goleador récord de las inferiores de River, José Sand veía postergarse por primera vez sus sueños de triunfar en la entidad de Núñez, que, sin confiar en él como para retenerlo en su plantel más que en dos temporadas (2003/04 y 2004/05), lo cedería otras ¡cinco! veces a préstamo a clubes del ascenso, de Primera y hasta de Brasil (Vitória de Bahía) antes de transferirlo a Lanús en 2007.

Hoy, Sand es no sólo uno de los máximos ídolos de la historia del Granate, su máximo goleador de todos los tiempos y el artillero top de la Superliga en disputa con 10 tantos, sino también el único jugador en actividad del fútbol argentino con 100 o más goles conquistados por campeonatos de Primera de la AFA (hizo 150). Pero el suyo dista de ser el único caso de un jugador que debió irse de su club de origen para demostrar su valía y alcanzar semejante marca.

El más cercano en el tiempo es el de Esteban Fuertes, quien sólo pudo jugar un partido en Primera para Independiente en 1991 antes de ser cedido a El Porvenir. Recién después de destacarse durante tres temporadas en el ascenso jugando a préstamo para ese club y Los Andes, el Bichi pudo comenzar a marcar los 165 goles que llegó a sumar en Primera entre 1995 y 2012 (9 para Platense, 8 para Racing, 12 para River y ¡136! para Colón).

Otro caso célebre es el de Leopoldo Jacinto Luque. El nueve campeón del mundo en 1978 -fallecido este año por Covid- se inició en las inferiores de Unión de Santa Fe, pero fue increíblemente dejado libre por ese club a comienzos de 1971. Sus goles para Atenas de Santo Tomé le permitieron volver a Unión en 1972, año en el que jugando a préstamo en el Nacional para Rosario Central marcó ya los primeros tres de sus 100 goles exactos en Primera.

Leopoldo Jacinto Luque

Algo similar fue lo sucedido con Víctor Marchetti. Formado en River, este número diez que llegó a hacer 141 goles en Primera tuvo que destacarse en Unión entre 1975 y 1976 para volver al club de sus inicios, que lo había dejado libre en 1974 y en 1977 tuvo que pagar bien caro por su regreso. Ese año fue campeón con los de la banda en el Metro, como lo sería en el Nacional ?80 con Rosario Central tras irse definitivamente de River a Nacional de Montevideo en 1979 en parte de pago por el pase del uruguayo Juan Ramón Carrasco.

De las inferiores de Boca, en tanto, surgió otro goleador "centenario" que en el club de la Ribera sólo pudo jugar en Primera diez partidos en los que marcó cuatro tantos: Rubén Galletti, el padre de Luciano "Hueso" Galletti, quien tras ser cedido a Estudiantes de La Plata en 1972 comenzó a demostrar las excelentes condiciones que le permitieron acumular 115 goles en Primera y salir bicampeón en 1979 nada menos que con... River.

Los casos más increíbles, no obstante, acaso sean los de Félix Loustau y Héctor Yazalde, a quienes Racing tuvo en sus inferiores y no supo "ver" antes de que triunfaran respectivamente en el River de La Máquina de los años '40 y el Independiente de los '60. Loustau (acaso el mejor puntero izquierdo de la historia del fútbol argentino) llegó a marcar 102 goles en Primera, y Yazalde -quien luego triunfaría también en Portugal- 126.

Ver también: Los "gringos" que marcaron más de 100 goles en México 


Esta nota habla de: