Algunos consejos para entrenar en casa

Algunos consejos para entrenar en casa

Por: Luna BrailovskyLunes 26 Abr 2021

 Mientras que en muchos países la pandemia aún golpea fuerte, muchas de las restricciones aplicadas hacen que muchos futbolistas, tanto profesionales como amateurs, pierdan la oportunidad de entrenar en los lugares de siempre y muchas veces se debe adaptar el hogar para no perder el ritmo.

Es por ello que es importante no perder de vista algunos consejos para que el entrenamiento dentro de casa sea lo más funcional posible. 

Consejos para entrenar en casa

Antes de empezar, vale la pena recordar que todos los ejercicios deben ir acompañados de una alimentación variada y saludable, además de la correspondiente hidratación antes y después de la actividad física.

Dentro del hogar, hay lugares asignados para distintas tareas: la cocina para cocinar, el dormitorio para dormir, es por ello que, en la medida de lo posible, se debe establecer un lugar para entrenar, con el espacio suficiente para hacer los movimientos de la actividad sin sobresaltos.

Si bien es cierto que para el fútbol el espacio a la hora de entrenar es clave, ya que allí se pueden poner en práctica piques cortos, en velocidad, la pegada y el dominio del balón, lo importante durante el lapso que dure el entrenamiento en casa es trabajar otros aspectos, como la movilidad muscular, el fortalecimiento y la prevención de lesiones.

Lo ideal sería organizar y distribuir la actividad física en etapas:

1- Entrada en calor y movilidad

En esta etapa se deben combinar estiramientos dinámicos con la movilidad articular para entrar en calor, se puede hacer mediante ejercicios isométricos en los que el esfuerzo sea ligero.

Se deben sumar ejercicios de movilidad en cadera y tobillos.

2- Trabajo de fuerza

Para este bloque es importante buscar ejercicios en los que el cuerpo trabaje de forma integral. Es decir, no aislar los músculos de forma puntal. Para ello se pueden incluir ejercicios unilaterales para compensar déficits que puedan darse en los distintos perfiles del cuerpo.

En esta etapa es cuando se debe hacer foco en el trabajo de fuerza de piernas y brazos. Un ejemplo puede ser el trabajo de zancadas, tanto atrás como adelante, y sentadillas combinadas con ejercicios de bíceps y tríceps.

3- Control de movimientos

En esta última etapa deberás poner en práctica ejercicios que permitan controlar tus movimientos y de carácter predominantemente isométrico.

Aquí es importante aplicar ejercicios que impliquen mover el propio cuerpo en diferentes direcciones cortas, pero en velocidad (como si fuera un intento por librarse o alcanzar a un contrario) así como también como reaccionar ante el movimiento de una pelota.

Esta nota habla de: