El portugués lo destrozó a su compañero