El futbolista había dado un rotundo "no" sobre su vuelta semanas atrás, pero el último mensaje de su entorno deja entrever que podría haber cambiado de opinión.