El brasileño sacó a relucir todo su fútbol contra el Mallorca y metió el tercero del Real Madrid.