Fernando Diniz lo borró de Brasil: "Soy un desastre, yo tampoco me llamaría".