El PSG ofreció 58 millones de euros por él y los rechazaron: "No se lo vendemos".