El dueño del PSG intentó explicar que jamás lo quisieron