Al entrenador del Arsenal FC, Mikel Arteta, se le agotó la paciencia con el atacante.