El delantero pidió salir, Xavi lo dejó y el FC Barcelona lo vendió definitivamente