El entrenador alemán tuvo la oportunidad de hacerse con una de las grandes estrellas de la Premier League antes de que explote y se arrepiente