El colombiano recupera su mejor versión, aquella que brilló en Real Madrid y Porto.