El equipo de Xavi Hernández no tuvo piedad contra los mexicanos