El portero francés del Leeds demostró su gran estado de forma con una de las paradas del torneo en su duelo ante el Sunderland