La rompe en Europa y Scaloni nunca lo llama: "No sé qué hacer ya".