El arquero del Liverpool dejó a todo Anfield en silencio