El entrenador argentino mostró su peor cara