Barcelona ofreció 70 millones y él los rechazó: "Me quedo en el City". "No he recibido ninguna oferta desde España, nadie ha venido. Me quedo en Manchester. La decisión está tomada y estoy muy contento" fueron las palabras del portugués, una de las debilidades de Xavi.