El para muchos mejor defensor del planeta confesó que Oliver Giroud es el delantero que más le costó marcar.