El capitán del Fluminense, Felipe Melo, demostró su enojo con los árbitros y también con el periodismo debido a las polémicas jugadas en la derrota de su equipo ante Liga de Quito en el partido de ida por la Recopa.