Los Chivahermanos se habían ilusionado con el retorno de uno de los hijos pródigos del Rebaño Sagrado, pero su hermano se encargó de bajar la emoción.