Se le viene una temporada dura: El gran déficit del Inter de Inzaghi

Se le viene una temporada dura: El gran déficit del Inter de Inzaghi

El Inter tiene de vuelta a Lukaku, pero la derrota 3-1 contra Lazio mostró grandes deficiencias en el medio campo

Por: Amadeo InzirilloLunes 29 Ago 2022

 La reciente derrota del Inter de Milán ante Lazio por la tercera fecha de la Serie A es un indicio. La estadística dirá que es apenas la primera de la campaña, aunque también es cierto que el elenco capitalino es el primer rival de rigor del Neroazurro antes había vencido a Lecce y Spezia, elencos menores.

Lazio 3 Inter 1

Lazio 3 Inter 1

Hay, en el amanecer de la temporada, un error de cimientos que harán tambalear la estructura a largo plazo: el armado del plantel y la poca jerarquía en la mitad del campo. Ahí radica el principal problema de Simone Inzaghi y su modelo 2022-2023.

La comparativa con el equipo campeón de Conte salta a simple vista. Inzaghi mantuvo el sistema 3-5-2 que tantos resultados le dio al entrenador anterior y no tocó la zona defensiva, sin dudas, uno de los puntos fuertes del elenco que se consagró hace 2 temporadas: Handanovic; Skriniar, De Vrij y Bastoni son los mismos nombres que lograron la valla menos vencida de aquél título (apenas 35 goles recibidos en 38 partidos).

Arriba, el regreso de Romelu Lukaku también es un calco con el once de Conte. La dupla con Lautaro Martínez invita a ilusionar y sueñan con repetir los 38 goles del torneo que derivó en Scudetto (23 del belga y 15 del argentino). Es más, en este amanecer de la temporada, ya marcaron 3 tantos entre los dos.

Hasta ahí, todo es color de rosa. El gran problema que tendrá Inter este año está en la mitad del campo. Allí, Inzaghi no cuenta ni con variantes ni con jerarquía en una temporada que tendrá un Calcio picante (con Milán defendiendo el título, Juventus queriendo recuperarlo más Lazio y Roma), una Champions League con el grupo de la muerte (Bayern Múnich y Barcelona) y la siempre difícil Copa Italia.

Simone Inzaghi, no armó un medio campo sólido 

Simone Inzaghi, no armó un medio campo sólido 

El recambio será fundamental y el mercado de pases no fue bueno en esa zona del campo, delatando un plantel corto. Es cierto que mantiene a Nicolo Barella y Marcelo Brozovic, dos piezas claves del último campeón, pero tuvo bajas sensibles que no logró reemplazar con incorporaciones que den la talla.

El sistema de Conte que ahora replica Inzaghi tiene el juego por las bandas como pieza clave. En esa idea, el vacío por derecha que dejó la salida de Hakimi ha sido imposible de llenar porque Denzel Dumfries por el momento es apenas una sombra en su segunda temporada en el club. Por izquierda sucede algo similar: Matteo Darmian sigue lejos de las versiones que tuvo en Torino y Manchester United y el equipo extraña horrores a Ashley Young y Alexander Kolarov.

El otro inconveniente tiene que ver con la generación de juego en la zona clave de gestación. Sin Christian Eriksen, Inter no tiene un elaborador claro de juego. Volviendo al plantel campeón, tampoco están Arturo Vidal ni Iván Perisic, claves en distintas partes de la temporada. Henrikh Mkhitaryan llegó para ocupar ese lugar pero aún no ha visto minutos desde el comienzo, caso similiar al de Hakan Calhanoglu, que tampoco ha mostrado un nivel descollante. Después, no hay mucho más.

Luego de Cremonense, comienza la furia del calendario para el Inter: el derby ante Milán por Serie A y ni más ni menos que el debut en Champions contra Bayern Múnich. Y no mucho más lejos se viene este Barcelona renovado de Xavi. Alarmas encendidas para un plantel que en su confección no tiene nivel de equipo top.

Ver más: Leandro Paredes - Juventus, un beneficio mutuo 

Esta nota habla de: