Terminó el partido y Zidane entró furioso al vestuario

Terminó el partido y Zidane entró furioso al vestuario

Domingo 14 Jun 2020

El Real Madrid ganó un buen partido por 3-1 ante el Eibar en su regreso en la liga española. El juego, disputado en el estadio Alfredo Di Stéfano, tuvo dos tiempos bien diferentes: una primera parte espléndida de los dirigidos por Zidane, que terminó 3-0 con goles de Kroos, Marcelo y Sergio Ramos, y una segunda mitad complicada, en donde el local puso en juego la victoria.

Según "Marca" esto no gustó nada al entrenador galo y tras el partido se fue directo al vestuario y expresó su malestar a sus jugadores. "La primera parte fue buena y contundente, pero en la segunda nos costó" declaró luego.

Según Marca "Zidane echó en cara a sus jugadores la poca entrega y la falta de concentración tras el descanso". Eibar contó con varias situaciones de gol y sólo por Courtois no anotaron más goles. Zidane le avisó que de jugar así con un rival mayor perderán puntos.

Ya pasó calores el Real Madrid en esta temporada: contra el Levante ganaban 3-0 y terminó 3-2 y contra el Granada casi lo mismo: de un 3-2 cómodo a un 4-2 sufriendo. A Zidane no le importó que sea el primer partido en 98 días. Para él la culpa del bajón es de ellos y sólo de ellos. El lunes vuelven a entrenarse pensando en el juego contra el Valencia del jueves.

Esta nota habla de: