Humilló a Brasil con un golazo en el Mundial 2014 y ahora no tiene equipo

Humilló a Brasil con un golazo en el Mundial 2014 y ahora no tiene equipo

Miércoles 8 Abr 2020

Ser campeón del mundo puede ser un cartel único para cualquier futbolista pero si ese logro no se mantiene con cierto nivel, de poco sirve. Y algunos de los campeones del mundo de 2014 con Alemania hoy la pasan bastante mal. Goetze, Boateng y ahora André Schurrle.

El delantero quien debutó y se consagró en el Mainz y más tarde el Bayern Leverkusen, hoy vive un presente oscuro, lejos de la consagración en Brasil y el inolvidable 7-1 al local que él mismo ayudó a destruir.

Schurrle pertenece al Borussia Dortmund, equipo que lo compró a mediados del 2016. No obstante el número nueve nunca pudo destacarse en el equipo amarillo y apenas si marcó goles en dos temporadas. Por eso lo prestaron en la temporada 2018-2019 al Fulham FC por dos años pero tras el primer período el equipo inglés descendió y Schurrle volvió al Dortmund, donde no tenía lugar.

"Desde el Mundial 2014
jugó poco y nada: "no
me esperaba esto"

El principal problema es lo que gana allí: siete millones de euros anuales. Y para semejante sueldo hay pocos candidatos interesados: China o Rusia. En Alemania ya lo tildan de fracasado y de valer 30 millones pasó a sólo doce millones. El Dortmund incorporó varios jugadores nuevos y Schurrle, como otros, está en la puerta de salida.

Al final, para Schurrle la luz al final del túnel fue una salida al Spartak de Moscú de Rusia. A sus 28 años, aún joven y con tiempo para volver, Schurrle quiere aprovechar esta oportunidad antes de que su contrato con el Dortmund expire en 2021 y se tenga que retirar del fútbol.


Esta nota habla de: