Llegó al Barcelona con De Jong pero no jugó nunca y se fue

Llegó al Barcelona con De Jong pero no jugó nunca y se fue

Jueves 16 Ene 2020

A veces la mera intención de hacer negocios con el fútbol puede resultar un mal plan, un intento en vano por llegar a cabo algo que nunca debió empezar en primer lugar. Y eso fue lo que sucedió con un fichaje, casi anónimo, que se dio en el Barcelona a mitad del 2019.

Hablamos de Mike van Beijnen, futbolista holandés como De Jong, pero sin la calidad y fama del primero, y que llegó al Barcelona procedente del NAC Breda para jugar en el filial, el "Barça B", en la tercera división española pero que dejó finalmente el club catalán sin haber jugado ni un minuto. Nada. 

¿Cómo es que, entonces, llegó al Barcelona semejante jugador si no sumó ni sesenta segundos en la cancha? Pues cuando fichó De Jong, el mismo día de su presentación, se hizo oficial la llegada de este joven que causó polémica por ser hijo del agente de De Jong, en lo que se entendió como un mero "favor".

Van Beijnen, de 20 años, se hizo amigo de De Jong cuando ambos jugaban en el Willem II de la Holanda natal de ambos y el padre del primero, Ali Dursun  luego hizo de agente del segundo. Para sumarle extravagancia a esta operación, su cláusula de salida era de 100 millones de euros. Difícil que alguien pague eso por un futbolista que no juega.

Pero eso no termina allí: Van Beijnen ahora se marcha al Gençlerbirligi SK de Turquía, un club que actualmente marcha en los puestos de abajo en la liga turca. Un panorama más oscuro imposible para un jugador que no dejará absolutamente nada como recuerdo.