"Cuando llegué al Atlético no quería hablar ni con Simeone ni con nadie"

"Cuando llegué al Atlético no quería hablar ni con Simeone ni con nadie"

Viernes 13 Dic 2019

Aunque no está a las alturas del Real Madrid y el Barcelona, el Atlético de Madrid es un club grande en España y con una muy buena reputación en Europa. de modo que cuando un futbolista llega a una institución así puede sentirse intimidado. Es lo que le pasó a Jan Oblak.

El esloveno llegó desde el Benfica con ciertas credenciales pero ni bien pisó el estadio Calderón se lesionó, lo que lo marginó al banco de suplentes en los primeros meses de la temporada 2014-15.

"Reconozco que el inicio fue un poco complicado. Nada más llegar, me lesioné y entonces empezó a jugar Miguel Ángel Moyá, haciéndolo muy bien, todo hay que decirlo, por lo que yo me quedé en el banquillo, esperando mi oportunidad. En ese tiempo tampoco hablé mucho, ni con Simeone ni con nadie" contó el portero a "Club del Deportista".

"No hablaba el español"

"Era un chico que llegaba nuevo, empezaba con el español y no lo controlaba como para poder comunicarme bien. Necesitaba más tiempo. Además, empezaba a escuchar las primeras dudas sobre mí. Me encontré un poco solo y triste, así que me dediqué a trabajar y a esperar mi oportunidad" agrega.

La gran chance llegó en marzo de 2015 en la revancha de Champions League: Moyá, el portero titular, se lesionó y Oblak entró, el Atlético igualó la serie con el Leverkusen y pasaron de ronda. De allí en adelante nunca más dejó el arco "colchonero" salvo por alguna lesión leve.

"Sabía que solo necesitaba la oportunidad para agarrarla con las dos manos y demostrar a todo el mundo que se estaba equivocando" detalla sobre ese momento.

En lo personal asegura que "No he conseguido todo lo que me gustaría, y por eso no estoy satisfecho, pero no tengo ninguna duda de que al final de mi carrera sí lo estaré. Sé que voy a conseguir mucho más".

Esta nota habla de: