De ser panadero a jugar en el Milan y el Real Madrid

De ser panadero a jugar en el Milan y el Real Madrid

Viernes 23 Nov 2018

La vida de ciertos jugadores pueden tener giros inesperados, que de un día para el otro, cambian todo. Es el caso del uruguayo Pablo García, que antes de ser futbolista, para ayudar en su casa (y porque no se llevaba bien con los libros) trabajó de panadero, y con un horario c¡nocturno muy sacrificado.

"Salía muerto. Vivía como los vampiros: dormía por el día y salía a la noche", dijo hace tiempo este recio volante que también defendió la camiseta Celeste.

Este trabajo lo dejó cuando se presentó una oportunidad de probarse en el Montevideo Wanderers, de la ciudad capital. Allí quedó y su carrera futbolista fue en ascenso. Pasó por la filial del Atlético Madrid, el Milan, Peñarol, Osasuna, el poderoso Real Madrid de los "Galácticos" y otros tantos clubes hasta decir adiós en el Xanthi Athlitikos de Grecia.

Una buena carrera que sin embargo vio el esfuerzo previo en un trabajo totalmente diferente.