Terminó el partido y Guardiola, furioso, hizo algo inesperado

Terminó el partido y Guardiola, furioso, hizo algo inesperado

Domingo 10 Nov 2019

El Liverpool derrotó con polémica al Manchester City por 3-1 en Anfield Road y le sacó una ventaja de hasta nueve puntos al actual campeón de la Premier League, que ve más complicado que nunca poder consagrarse por tercera vez consecutiva esta temporada.

El partido tuvo jugadas muy comentadas, como el 1-0 del Liverpool, donde en una jugada previa, hubo una clara mano de Alexander-Arnold (hizo dos penales por mano no cobrados) y esto sacó de lugar al español, que protestó enfurecido.

Pero ni bien terminó el entrenador caminó directo y saludó uno por uno a los jugadores del Liverpool y al final se vio las caras con el árbitro a quien saludó con un "Muchas gracias" un tanto irónico.