"Hace doce años pagaba para jugar y hoy estoy en la final"

"Hace doce años pagaba para jugar y hoy estoy en la final"

Martes 9 Abr 2019

"Tuve que contener las lágrimas. Hace 12 años pagaba 11 euros a la semana para jugar al fútbol y ahora estoy en la final" dijo emocionado el capitán del Watford tras el triunfo 3-2 con remontada sobre el Wolverhampton, Troy Deeney.

Este auténtico guerrero del fútbol tiene un pasado algo oscuro. Estuvo en la cárcel algunos meses en 2012 por una pelea callejera sumado a su infancia difícil donde la pobreza reinó más de la cuenta.

"Ir a la prisión es lo mejor que me ha pasado. Los dos años antes de eso me pensaba que era un hombre porque podía salir, beber y pagar por todo a todos" comenta. 

Abandonado por su padre biológico, su padrastro, quien luego se supo que era un asesino a sueldo, lo cuidó desde niño: "Me levantaba cada mañana preocupado por pensar si podría pagar 50 libras a mi madre para el alquiler. Esto es presión. Capitanear al Watford en la Premier League no es presión. Es joya, una razón para sonreír" dice con orgullo.