De hacer el gol en la final y ganar el Mundial de 1990... A limpiar inodoros

De hacer el gol en la final y ganar el Mundial de 1990... A limpiar inodoros

Lunes 28 Ene 2019

 Consagrarse a nivel deportivo, ya sea en el fútbol o en otros deportes, no garantiza un bienestar eterno. Es sabido que muchos deportista tras su carrera en activo caen en la ruina, producto de deudas y mal uso de sus finanzas.

Y el equipo de Alemania que fue campeón del mundo de 1990 en el Mundial de Italia no fue la excepción. Uno de sus más ilustres titulares sufrió años atrás una situación insostenible, producto de deudas.

Hablamos de Andreas Brehme, quien anotó el único gol en el partido final donde Alemania derrotó a Argentina. Brehme, que se retiró en 1998 tras jugar en equipos como Barmbeck Uhlenhorst, Saarbrücken, Kaiserslautern y Zaragoza, quiso continuar como entrenador pero tuvo poca fortuna. Desde entonces sólo ocupó algunos trabajos publicitarios temporales.

Y en 2014 se supo que Brehme estaba en una situación económica muy mala. "Andreas tendrá que responder ante un juzgado en Múnich por deudas de vieja data que no ha cancelado" detallaba el medio alemán Deutsche Welle. El exfutbolista tenía una deuda cercana a los 200 mil euros por préstamos. 

Ante tan mala situación, varios excompañeros y hasta su entrenador en ese Mundual de 1990, Franz Beckenbauer, se pronunciaron para ayudarlo. Y la ayuda apareció, pero en una forma extraña, si se quiere: Oliver Straube, excompañero suyo, le propuso limpiar inodoros. "Nosotros estamos dispuestos a emplear a Andreas Brehme como ayudante en nuestra firma de limpieza de canalizaciones. Allí él se enterará lo que es trabajar de verdad haciendo el aseo de los sanitarios e inodoros. Eso le servirá para enterarse de cómo es la vida y mejorar su imagen. Eso sí es ayudar a Brehme".