"Cuando era chico jugaba con furia"

"Cuando era chico jugaba con furia"

Martes 22 Ene 2019

Romelu Lukaku pasó por momentos muy difíciles cuando era chico. No tenía plata para comer y fue discriminado por sus compatriotas. Pero transformó todos esas situaciones en combustible para cumplir una promesa que le hizo a su madre:

"Cuando tenía 6 años vi llorar a mi madre por nuestra situación económica. Le prometí que a los 16 ya sería profesional y que todo estaría bien.

A partir de ahí cada partido que jugué fue una final. En la plaza, en el colegio o en mi club. Todo era cosa seria. Jugaba con furia. Cada balón que tocaba lo pateaba con máxima potencia. No me andaba con tonterías. Si tenía que hacerlo, iba a asesinarte para conseguir mi objetivo.

Cuando comencé a crecer los padres me preguntaban cuántos años tenía. No me creían que tenía 11.

Una vez estaba por comenzar un encuentro cuando un padre del otro equipo frenó todo porque pensaba que yo era más grande. Tuve que ir a buscar mi identificación para demostrarle. Si antes jugaba con ira, a partir de ese momento era aún peor.

Cuando cumplí 16 años, el DT del Anderletch me llamó para ir a jugar la final de la liga que había quedado en empate.

A los 16 debuté profesionalmente. Perdimos ese día, pero ahí me di cuenta que todo iba a estar bien para mi y para mi madre."