Explotó contra el club: "Barcelona pagó para hablar mal de nosotros"

Explotó contra el club: "Barcelona pagó para hablar mal de nosotros"

Viernes 23 Oct 2020

Hizo silencio en momentos oportunos, esperó su turno y ahora atacó. Gerard Piqué rompió su silencio en una entrevista explosiva y, tras anunciar su renovación, destruyó a la directiva actual por sus manejos oscuros y por el maltrato a los jugadores, acusándolos de pagar para hablar mal de ellos, del vestuario.

En una charla para "La Vanguardia" Piqué habló de todo y de todos. "Es una barbaridad que el club se haya gastado dinero en criticarnos" se quejó sobre el maltrato a ellos, los más experimentados, mal llamados "las vacas sagradas". Aclaró que "mi relación con el presidente puede ser cordial"a diferencia de Lionel Messi, que no tiene ningún tipo de contacto a día de hoy.

Piqué tiene claro quién está detrás del famoso "Barájate": se llama Jaume Masferrer y sigue trabajando en el club: "Todavía está trabajando en el club y eso es muy doloroso". El defensa se pronunció sobre otros temas "ya viejos" como el despido de Ernesto Valverde: "No me pareció coherente echar al entrenador a mitad de temporada yendo líder y habiendo ganado las dos anteriores".

Piqué está sorprendido "que gente como Guardiola, Xavi, Puyol o Valdés no estén en el club. Los tienes que mantener siempre, forman parte de la historia del Barça" y tras renovar dejó claro lo que siente por el Barcelona: "El Barça me lo ha dado todo, así que me he puesto a su disposición".

Piqué se defiende de que el vestuario "manda" en el club: "El presidente debe ser el primero en mandar y después el entrenador sobre los jugadores. Cuando esta jerarquía se rompe, las cosas no funcionan. Si los jugadores en algún momento hemos tenido el poder es porque otras personas no han querido ejercerlo".

Esta entrevista, como era de esperarse, tuvo una repercusión mundial y dio que hablar en todos los rincones del planeta fútbol. Piqué se prepara, como el resto de sus compañeros, para el Clásico frente al Real Madrid de este sábado 24 de octubre en un Camp Nos que seguirá estando vacío.