Análisis. El Tata Martino falló con su experimento y México jugó muy mal

Análisis. El Tata Martino falló con su experimento y México jugó muy mal

Por: Julio VeraViernes 3 Jun 2022

 Como parte de la serie de partidos amistosos en la gira por Estados Unidos, la Selección Mexicana se enfrentó a Uruguay en duelo de preparación previo a la Copa del Mundo de Qatar 2022, sin obtener el resultado esperado para los dirigidos por 'Tata' Martino que cayeron por goleada de 3-0.

Una alineación improvisada repleta de experimentos, como ya es costumbre, acompañada de un medio campo sin capacidad defensiva y Raúl Jiménez lejos de su mejor nivel, le costó al Tri una triste exhibición en Glendale, Arizona, ante un combinado Charrúa que le bastó con lo mínimo.

Una línea de tres contra Cavani, más delanteros de chocolate

Desde el inicio Gerardo Martino llamó la atención con un parado completamente defensivo, César Montes, Jesús Ángulo y Néstor Araujo en línea de tres para defender a Edinson Cavani, el único delantero que mandó Uruguay, mientras Gerardo Arteaga y Jorge Sánchez como carrileros, terminaron sobrando con su poca participación por las bandas.

Este exceso de jugadores en la última zona del campo restó presencia a la media cancha donde Edson Álvarez no tuvo en Erick Gutiérrez un socio que le apoyara en las labores defensivas, abriendo una avenida entera a Matías Vecino y Federico Valverde, que fácilmente conectaron con Edinson Cavani. Una jugada a balón parado y la falta de coordinación de la defensa en la marcación, terminaron por sentenciar el partido.

Federico Valverde tuvo bastantes libertades para jugar

En el ataque las cosas no fueron diferentes para la Selección Mexicana, el tridente conformado por Alexis Vega, Jesús Corona y Raúl Jiménez, no pudo generar una sola jugada de peligro que incomodara bajo los tres postes al arquero Sergio Rochet. La ausencia de un delantero se vuelve más que evidente en la selección.

Ver más: "México puede llegar a semifinales del Mundial"

Ni siquiera el ingreso de Roberto Alvarado con la intención de convertirse en un revulsivo pudo cambiar algo a la ofensiva, sumado a un Héctor Herrera que ya es un lastre, su juego lento y predecible más la nula retención de pelota, hacen de su presencia en la cancha un elemento en contra del combinado nacional.

De esta forma los extraños experimentos de Gerardo Martino, las constantes rotaciones en el once inicial, la total ausencia de una idea de juego, hacen vislumbrar a este cambio generacional del Tri un panorama poco alentador para la Copa del Mundo, por lo que aún resta mucho trabajo a poco más de cien días de la justa mundialista.

La Selección Mexicana apenas tendrá unos cuantos partidos más de preparación para ajustar los errores, el próximo será este domingo frente a Ecuador, en la siguiente fecha FIFA contra Paraguay, luego posiblemente ante Colombia y Perú, y a días del mundial se habla de un partido más con Suecia, Noruega o Islandia como posibles rivales. 

Ver más: Como si fuera fácil, el golazo desde 30 metros de Cavani 

Esta nota habla de: