Julián Álvarez en modo máquina: dos goles y una topadora para la defensa rival

Julián Álvarez en modo máquina: dos goles y una topadora para la defensa rival

Julián Álvarez jugó un partido impresionante contra Croacia

Miércoles 14 Dic 2022

 Julián Álvarez tiene un acné en la cara que lo manda al frente. Cuenta apenas 22 años y el futuro se le cayó encima. Con edad de universidad, acaba de dejar su nombre en la historia de una patria futbolera como la argentina.

Scaloni cambió a tiempo y eso es un mérito enorme que habla bien de él como entrenador. Tras el mamporro de Arabia Saudita, sacó a Lautaro Martínez, el goleador de su ciclo (en realidad lo supera Messi, pero no cuenta) y se la jugó por Álvarez. Y el pibe de Calchín no defraudó.

Seguramente su actuación ante Croacia vaya directo a su galería de recuerdos, básicamente porque participó de los tres tantos: le cometieron el penal que Messi cambió por gol, atropelló a cuál croata se le interpuso en su camino en el segundo tanto y definió en el tercero tras la jugada soberbia de Leo ante Gvardiol.

Pero también hay un trabajo silencioso de Álvarez en defensa que se tornó clave. El nueve es una obsesión de la presión y se convierte en el primer jugador al momento de recuperar la pelota. Mérito mayor aún porque Messi no presiona tanto, entonces el trabajo recae solo en el jugador del City, que necesita del trabajo a sus espaldas de los volantes.

Sus números en la red rival son letales: tiene un promedio de 61 minutos por partido en esta edición ecuménica y ya le marcó a Polonia, Australia y el reciente doblete a Croacia con su firma. Es más, en estos seis partidos en Qatar ya superó su cantidad de tantos desde que debutó en la Mayor: llegó con tres goles en doce encuentros y ya suma cuatro en el certamen.

Julián Álvarez, máquina 

Julián Álvarez, máquina 

Su recorrido es tal, que hasta no tiene inconvenientes de ponerse el overol para la marca. Más allá de su insoportable pressing, tácticamente entiende todo. Con Países Bajos retrocedió por la izquierda para vigilar las subidas del lateral Dumfries y con Croacia redujo a Brozovic, el primer pase rival, encimándolo en la salida para que no juegue tranquilo.

El peso pesado de Lautaro Martínez espera en el banco y está bien, no por el nivel del Toro, sino por el presente exorbitante del punta del Manchester City, que con solo 22 años, puede ser campeón del mundo.

Ver más: Columna de Ariel Senosiain: Acordate de Messi, fútbol de nuestras vidas 

Esta nota habla de: