La historia de Herve Renard, el técnico que dejó en ridículo a la Selección Argentina

La historia de Herve Renard, el técnico que dejó en ridículo a la Selección Argentina

Herve Renard le enseñó a la defensa de su equipo a jugar al offside, y contra Argentina fue un éxito, su historia como DT

Viernes 25 Nov 2022

 Herve Renard tiene pinta más pinta de actor de Hollywood que de entrenador de fútbol. Ojos claros, sonrisa de publicidad y porte trabajado. Nació hace 54 años en Aix-les-Bains, un pequeño pueblo de Francia y ahora lo conoce el mundo entero por ser el entrenador de la Arabia Saudita que sacudió a la estelar Argentina de Messi en la Copa del Mundo

Tuvo un desapercibido pasado como futbolista vistiendo las camisetas de Stade de Vallarius, Draguignan y Cannes, el equipo más emblemático de la lista para él. Defensor de metro ochenta y cuatro, un tanto torpe, jugó un solo partido en primera con la camiseta de Cannes en la temporada 89/90, donde compartió equipo con un tal Zinedine Zidane.

Los caminos con la gloria francesa fueron bastante opuestos: mientras el Monje marcaba dos goles en la gran final del Mundial de Francia 1998, Renard anunciaba su retiro de la actividad profesional tras 215 partidos (214 en el ascenso galo) y tres goles.

Como entrenador la cosa iba a ser distinta. Arrancó siendo ayudante del emblemático Claude Le Roy en Draguignan, luego lo acompaño en la exótica experiencia de Shanghai COSCOchino, en el Cambridge inglés y en la selección de Ghana. De temperamento fuerte (lo que le costó varios retos en sus equipos) y creador de una empresa de limpieza, jamás imaginó lo que se vendría en su vida.

Luego de un recorrido que consideró suficiente como segundo entrenador, inició su camino con el continente africano como raíz. Dirigió a Zambia, al que llevó al tercer puesto del Campeonato africano de Naciones 2009 y donde sumó el 52% de los puntos, cerrando la primera de sus dos muy buenas etapas.

Angola fue su segundo país que tuvo bajo sus órdenes, dónde duró un suspiro: luego de cinco partidos con dos victorias y tres derrotas, decidió dejar el cargo por no haber cobrado un sólo dólar en seis meses. De ahí, estuvo 23 partidos en el Alger de Argelia y regresó a otra muy buen ciclo en el banco de Zambia.

Ese período sería inolvidable, guiando al seleccionado a obtener por primera vez en la historia la Copa Africana de Naciones venciendo en los penales a Costa de Marfil en la edición del año 2012.

Fue líder del grupo A que compartió con Libia, Guinea Ecuatorial y Senegal con siete puntos, en segunda fase eliminó a Sudán, en semis a Ghana y en la gran final derrotó en los penales al elenco marfileño que tenía nombres de peso como Drogba, Gervinho y Touré.

No alcanzó a cumplir el proceso mundialista para Brasil 2014 y abandonó el cargo para volver a dirigir en clubes, esta vez en Sochaux de Francia, en su primera experiencia en la elite de su país. Llegó con la temporada iniciada a un equipo condenado al descenso y casi logra salvarlo pero un 0-3 en la última jornada ante Evian lo condenó. Al día siguiente, dejó su puesto.

Cosas del destino, Costa de Marfil aparecería en su camino nuevamente, justo el rival al que derrotó en la gran final de su único título hasta ese momento; pero esta vez para dirigirlo. La historia se repetiría con la obtención de la Copa África 2015 también definiendo otra vez en los penales, esta vez contra Ghana. Así, se convirtió en el único entrenador en obtener el torneo continental dos veces con dos países distintos.

Herve Renard, campeón con Costa de Marfil

Herve Renard, campeón con Costa de Marfil

Su karma con equipos seguiría en su experiencia con Lille. Llegó para la temporada 2015 pero no alcanzó a terminar la campaña porque la comisión directiva terminó destituyéndolo por los pésimos resultados tras tres triunfos, siete empates y cuatro derrotas.

Marruecos confió en sus condiciones y lo contrató pensando en el camino hacia Rusia 2018. Su campaña fue brillante, al punto que significó su mejor registro estadístico con el 62% de los puntos. Logró que el país vuelva a una Copa del Mundo tras 20 años, luego de su última participación en Francia 1998. Sin poder superar la instancia de grupos en una zona durísima ante Portugal, España e Irán, y luego de ser eliminado en la Copa África 2019 en octavos, renunció a su cargo.

Tras dos años sin dirigir, Arabia Saudita llamó a su puerta. Tuvo un proceso eliminatorio impecable, adjudicándose la zona B por encima de pesos pesados como Japón, Australia y China para acceder sin repechaje a Qatar 2022. Automáticamente, la comisión directiva renovó su vínculo hasta 2027, más allá de lo que suceda en esta edición y en la de 2026.

Con el objetivo de hacer un buen papel, ni el árabe más optimista pensó en un debut así, sacudiendo a la Argentina de Messi campeona de América. En su sexta participación mundialista, Harve Renard buscará igualar la mejor campaña que data de Estados Unidos 1994, cuando llegó a los octavos de final. Con el batacazo en el estreno, el sueño está mucho más cerca.

Ver más: Cuando creas que tus sueños son imposibles, recuerda la historia de superación del portero de Países Bajos 

Esta nota habla de: