Rechazó a los Países Bajos, es figura del Mundial y lo quieren los grandes de Europa

Rechazó a los Países Bajos, es figura del Mundial y lo quieren los grandes de Europa

Amrabat está haciendo un Mundial impresionante para Marruecos, y los grandes clubes de Europa ya preguntan por él

Domingo 11 Dic 2022

Sofyan Amrabat es la gran revelación de la Copa del Mundo. El volante central de 26 años llegó a Qatar como un desconocido y se irá como uno de los mejores jugadores del certamen. Con Marruecos ya hizo historia al alcanzar las semifinales pero su recorrido pudo haber sido muy distinto. Elecciones de vida.

El motor del elenco africano nació a tres mil kilómetros de Marruecos, en la pequeña ciudad neerlandesa de Huizen y pudo ser jugador del país europeo pero sus raíces directas pudieron más y eligió jugar para la selección que por primera vez en la historia jugará semifinales de un Mundial.

Hizo todas las inferiores en Utrecht de Países Bajos y si bien disputó cuatro partidos en la U15 naranja, decidió representar a Marruecos, nación que comenzó a defender desde la U17. Su debut en a elite fue con apenas 18 años, en los siete minutos que disputó ante Vitesse por Eredivisie.

Pasaron dos años hasta que realmente pudo afianzarse en el primer equipo. Fue en la temporada 16/17, donde sintió la titularidad en carne propia jugando 31 partidos por liga y hasta debutando internacionalmente en Conference League.

Ese mismo año tuvo su debut en la mayor marroquí, con un tal Herve Renard (hoy DT de Arabia Saudita) que lo puso los 90 minutos en un amistoso ante Túnez. Luego jugaría otros seis partidos más y sacaría boleto para disputar la Copa de Mundo de Rusia 2018, donde solo jugó 14 minutos en la derrota versus Irán.

Feyenoord se lo llevó pero solo duró una temporada para desembocar en el Brujas de Bélgica donde tampoco duró mucho. Tras solo un año, Verona de Italia se lo llevó a préstamo, donde alcanzó la regularidad necesaria.

Fiorentina posó los ojos en él y desembolsó 20 millones para quedarse con sus servicios. Luego de dos temporadas en el Violeta, la alarma se encendió por su gran nivel en esta edición de la Copa del Mundo. Liverpool ya pidió condiciones por él y a Simeone lo desvela para su Atlético de Madrid. Tiene contrato vigente hasta 2024 y el club ya lo tazó en 30 millones para darle ok a su salida.

En Qatar ha jugado el 100% de los minutos y se convirtió en una pieza clave del equipo. Anuló a Modric y De Bruyne en la fase de grupos, a Pedri en octavos y a Bruno Fernandes en cuartos. Tiene un 83% de entradas exitosas en los mano a mano y con los pies no es ningún improvisado (87% de efectividad en los pases).

  

A los 26 años, su vida de jugador de selección le permite tener algunas excentricidades gracias a los quince millones que percibe por temporada en Italia: sin conducir, se da el lujo de contar con un chófer que lo lleva a todos lados.

Con Marruecos busca seguir haciendo historia. Instalado en los cuartos de final se viene ni más ni menos que Francia, el gran campeón mundial y asoma un nuevo desafío: marcar a Antoine Griezmann, el cerebro Galo. "Claro que podemos ser campeones del Mundo", dijo Sofyan Amrabat una vez  consumada la histórica victoria contra Portugal. Confianza de acero, como sus pulmones.

Ver más: Cristiano Ronaldo rompió el silencio tras la eliminación y dejó un emocionante descargo

Esta nota habla de: