Análisis. México y Conmebol tienen que volver a unirse por el bien de todos

Análisis. México y Conmebol tienen que volver a unirse por el bien de todos

Por: Amadeo InzirilloLunes 11 Abr 2022

 Alejandro Domínguez mandó la primera señal de acercamiento y ahora la pelota es de CONCAFAF. El presidente de CONMEBOL quiere que los elencos de México vuelvan a jugar en la Copa Libertadores y el Mike Arriola, hombre de las decisiones fuertes en Norteamérica, dijo que el martillo deben bajarlo las dos Confederaciones que tiene el continente.

La invitación de Domínguez tiene dos nombres propios: Pachuca y León, que podría lograr que los equipos Aztecas vuelvan a la Libertadores, algo que no ocurre desde el 2016. Una vez dado ese primer paso, el objetivo es que sea algo de todos los años, como pasó la primera incursión de los mexicanos en 1998.

Fue gracias a la decisión de Venezuela que pidió un resarcimiento económico en dólares para poner en venta sus dos plazas. Así, México debía abonarle 200.000 dólares al par de equipos venezolanos que clasificaran más 80.000 dólares a la Federación, dando lugar a un cuadrangular entre cuatro equipos de ambos países.

Los dos mejores de ese mini certamen sacaban boleto al torneo continental. Tras la ruptura de ese acuerdo en 2004, CONMEBOL le adjudicó tres plazas a los Aztecas que fueron fija en las siguientes ediciones.

Omar Bravo, figura en la Libertadores del 2010

Deportivamente, tres elencos mexicanos estuvieron a un paso de la gloria, alcanzando la ansiada final: Cruz Azul (en 2001), Chivas (2010) y Tigres (2015), aunque ninguno pudo gritar campeón. El dato curioso es que en caso de haberla ganado, CONMEBOL prohibía que disputaran el Mundial de Clubes, seguro, un tema a revisar en caso de que se concrete el regreso.

Fueron en total 15 los equipos del país que compitieron en el máximo certamen de Sudamérica: América, Monterrey, Atlas, Cruz Azul, Morelia, Pumas, Santos, Tigres, Pachuca, Toluca, Necaxa, San Luis, Jaguares de Chiapas, León y Tijuana.

De las 50 participaciones de sus conjuntos 7 fueron eliminados en primera fase, 10 en zona de grupos, 16 llegaron a octavos de final, 9 a cuartos y 5 a semis, más los 3 que se metieron en la ansiada finalísima.

Fueron en total 444 partidos con más triunfos que derrotas. La estadística dirá que los mexicanos ganaron 197 juegos, perdieron 145 y empataron en 102 oportunidades, moldeando un total de efectividades del 44.3%.

La sociedad potenciaría tanto a los equipos mexicanos como a Conmebol. Para los elencos aztecas, competir en Libertadores significa un salto de calidad en cuanto al nivel, algo que no tienen hoy en la Concachampions, donde el país se dejó 16 de los 21 títulos posibles del 98 a la fecha.

Para la Confederación significaría ingresos extras en un 30% por el aporte de sponsors y venta de partidos en el norte del continente, siendo México el segundo país en cuánto al mayor número de rating televisivo detrás de Brasil.

Teniendo en cuenta que México será sede del mundial en 2026 junto a Estados Unidos y Canadá, volver a la Libertadores (como a la Copa América y Sudamericana) potenciarían la marca del país en un futbol más vistoso, más competitivo y vendible. Una simbiosis que potenciaría por donde se la mire.

Ver más: El día que Boca "jugó a no jugar" y dejó afuera a River de la Libertadores 


Esta nota habla de: