Las rarezas de Romario: Crack fuera y dentro de la cancha

Las rarezas de Romario: Crack fuera y dentro de la cancha

Por: Federico KoniszczerMiércoles 8 Jun 2022

 Muchos jugadores de fútbol quedaron en la historia por su capacidad, liderazgo y títulos trascendentales en sus carreras. Y son pocos los futbolistas que, siendo considerados de los mejores de su época o de un siglo, sean recordados por razones extra futbolísticas.

Uno de estos últimos casos es el legendario Romario. A sus 56 años, el periodismo deportivo y los amantes del fútbol aún lo consideran como uno de los mejores jugadores del fútbol mundial. Y no es para menos si vistió los colores de Flamengo, PSV, Vasco Da Gama, Barcelona, Valencia, Fluminense, Miami FC, Al-Saad y América de Rio de Janeiro.

De todos modos, a pesar de jugar en todos esos clubes, ¿el ex delantero metió realmente 1002 goles como él dice? Según el propio ex atacante, los gritos sagrados que convirtió en tandas de penales, amistosos y en divisiones juveniles también cuentan. Hoy en día, este asunto es tema de discusión en Brasil.

De acuerdo con el ranking oficial de la IFFHS, le contabilizan 772 dianas entre equipos y la selección brasilera entre 1984 y 2009, periodo que lo vio 961 veces en acción dentro del verde césped. Dicha cifra promedia 0.78 goles por encuentro disputado.

Pero esa no es la única rareza que rodea a su exitosa carrera como futbolista. Otro factor para tener en cuenta y conocer al detalle a Romario era su vida nocturna: amante de las fiestas de noche (a las cuales asistía frecuentemente con compañeros de equipo y de la selección brasilera) y la bebida alcohólica, nadie se preocupaba porque siempre rindió bien en la cancha.

Romario y Cruyff en el Barcelona

Y esta anécdota con Johan Cruyff así lo demuestra: cuando Romario jugaba en Barcelona, una vez le pidió permiso al entrenador holandés para asistir al carnaval anual de Brasil en Río de Janeiro. El neerlandés le dijo que sí, pero con la condición de que hiciera dos goles en el siguiente partido: a los 20 minutos del primer tiempo, el brasilero cumplió con su cometido, pidió el cambio y se dirigió directo al aeropuerto rumbo a su país natal.

Sin embargo, si de directores técnicos se trata, no se llevo muy bien con todos. Especialmente con el español Luis Aragonés, quien dirigió al delantero en Valencia por 12 encuentros solamente, tiempo suficiente para que se genere un cortocircuito entre ellos y algunas declaraciones cruzadas como la siguiente del ibérico: "No le gustaba entrenar".

Campeón del mundo 1994, campeón de la Copa Confederaciones 1997 y bicampeón de América en 1989 y 1997 con su país, "Chapulín" se dedicó a la política nacional luego de su retiro del fútbol profesional porque notó que la gente tenía poca representación en Brasil. Padre de una hija discapacitada, el actual senador del Partido Liberal tuvo otro cargo previo: presidente interino del Senado nacional por unos meses.

Romario ahora se dedica a la política

Por último, Romario, quien también se postuló sin éxito a la gubernatura del estado de Rio de Janeiro hace algunos años, realizó un listado de los mejores jugadores, según su visión, de la historia. En la misma, colocó a Pelé como el mejor de todos, seguido por Maradona, él mismo, Zidane, Ronaldo y Zico.

Ver más: La historia del primer gran cazatalentos: Descubrió y formó a Cruyff 

Esta nota habla de: