Mario Balotelli: Su dura infancia explica la razón de sus locuras

Mario Balotelli: Su dura infancia explica la razón de sus locuras

Por: Fernando PérezMartes 27 Abr 2021

 El 16 de agosto de 2007 hizo su debut en el Inter con escasos 17 años de edad. Hijo de los inmigrantes ghaneses Thomas y Rose Barwuah, Mario Balotelli fue reconocido siempre por su extravagancia, su introversión y sus constantes locuras dentro y fuera de la cancha. Pero hay mucho oculto en la vida de este personaje que quizás explica algunas de sus actitudes.

Este "loco lindo", como lo apodaban en la intimidad, dejó miles de anécdotas para recordar a lo largo de su carrera. Desde su alergia al césped en el entretiempo de un partido que disputaba el Inter en Ucrania, al incendio de una de sus casas por propia voluntad. Pero existen otras historias como sus continuos aportes de dinero a hogares de beneficencia que jamás salieron a la luz. Acciones propias de un "Supermario" que lejos está de olvidar su niñez.

Es que siendo muy joven tuvo serias complicaciones de salud en sus intestinos, circunstancia que lo condujo al borde de la muerte. Esto, sumado a las condiciones de hacinamiento de su familia, llevó a que sus padres solicitaran ayuda a los servicios sociales de Italia. Así, Balotelli fue dado en adopción a una familia italiana muy adinerada en una fugaz decisión del Tribunal de Brescia.

 Ya consumada su popularidad, debió enfrentar un fuerte problema personal al producirse la aparición de sus padres biológicos solicitando su tenencia. Fue en ese momento cuando la justicia italiana consideró a Thomas y Rose Barwuah como oportunistas y Mario permaneció con su familia adoptiva. Uno más de los tantos conflictos que debió afrontar a tan temprana edad.

Luego llegaron la colección de infracciones de tránsito (llevaba más de 11 mil euros en multas) o su reunión con el Papa Francisco un día antes del amistoso que disputaron Argentina e Italia en Roma (el que sería su último partido a nivel selección)

Mario Balotelli logró nueve títulos entre su estadía en el  Internazionale de Milán y el Manchester City de Inglaterra. Lo extra futbolístico lo arraigó quizás al ocaso de su carrera, con un presente irregular en el Monza de la Serie B de Italia.

 Un personaje conflictivo, pero sumamente querido en el ambiente del fútbol. Un jugador diferente pero, por sobre todas las cosas, una persona distinta.