Luka Modric: "Mi abuelo jamás volvió"

Luka Modric: "Mi abuelo jamás volvió"

Por: Fernando PérezViernes 30 Abr 2021 13 días atrás

Luka Modric debió exiliarse junto a su familia en la Guerra de Los Balcanes, conflicto bélico que terminó con la vida de uno de sus familiares más cercanos.

 A sus 35 años Modric brilla en el Real Madrid. Patrono del mediocampo "merengue", el croata se destaca por las numerables pinceladas que ejecuta en cada partido. No obstante, realza además por su permanente sacrificio a la hora de recuperar el balón. Una lucha que, sin embargo, poco se asemeja a la que debió enfrentar en su niñez.

En 1991, cuando tenía escasos seis años, su país entró en una sombría guerra con Yugoslavia en busca de la independencia. La nación que vio nacer a Modric logró la tan ansiada liberación en junio de ese mismo año, pero los sangrientos combates perduraron hasta mediados del 95. Un fatídico suceso que se llevó la vida de veinte mil personas: una de ellas, el abuelo de Luka.

"Me afectó mucho. Es cierto que cuando eres pequeño todavía no eres consciente de por qué pasan algunas cosas. Tengo grabado ese día. Él siempre hacía lo mismo, iba con animales a buscar para comer y regresaba a la misma hora. Pero jamás volvió. Por la noche cuando fueron a su encuentro, nos enteramos de lo que pasó", recordó afligido el futbolista allá por 2020 en diálogo con Marca. Y añadió: "Teníamos una relación increíble, pasaba todos los días con él porque mis padres trabajaban. Mi nombre es por mi abuelo y es algo muy triste que me ha marcado". Claro que esto no es todo lo que debió enfrentar...

Modric fue además uno de los 400.000 croatas que se vio obligado a abandonar su hogar durante la Guerra de los Balcanes.

"Nos fuimos a Zadar, a un hotel con otros refugiados. Vivía con mis padres y mi hermana pequeña en 20 metros cuadrados. A menudo caían bombas, a lo mejor a cien metros y teníamos que correr al búnker. No puedo decir que mi infancia no fuera feliz. Era dura, pero la recuerdo con alegría. Había muchos niños y enfrente del hotel jugábamos al fútbol y podíamos no pensar en lo que pasaba alrededor", valorizó.


Luka había encontrado el amor en la desdicha. Como una flor que florece en la adversidad. La muerte, el desconsuelo y el exilio sucumbieron ante su amor por el fútbol.

El resto es historia contada. Una vasta trayectoria que coronó en 2018 al recibir el Balón de Oro. Un hito que rompió con 11 años de hegemonía por parte de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.



Esta nota habla de: