El día que Chacarita pasó por encima al Bayern Múnich

El día que Chacarita pasó por encima al Bayern Múnich

Por: Matías LebreroSábado 24 Abr 2021 14 días atrás

 Este año se cumplirán cincuenta años de una de las hazañas mas grandes en la historia de Chacarita, donde el equipo dirigido por Armando Mareque se enfrentó al Bayern Múnich que contaba con estrellas mundiales tales como Franz Beckenbauer, capitán del equipo y considerado como uno de los futbolistas más grandes de la historia, Gerd Müller, goleador del mundial 1970 y Sepp Maier, futuro arquero figura de la selección ganadora de la Eurocopa 72 y el mundial 74.

Este evento inusual se dio en el marco del Trofeo Joan Gamper, en Barcelona, al cual Chacarita fue invitado luego de ganarle 4-1 la final del Metropolitano a River.

Los de Mareque salieron al Camp Nou el 24 de agosto. Todos esperaban que el equipo alemán le pase por encima al funebrero, pero es allí cuando se genera el giro copernicano. Chaca, no solo da la sorpresa y gana 2-0 con goles de Ángel Marcos y Rodolfo Fucenecco, sino que lo acompaña con un rendimiento deportivo excepcional, jugando el partido a su ritmo y controlando la pelota, recordándose los tres caños de Marcos ante nada mas ni nada menos que el Kaiser Beckenbauer.                                                                                                                                  

El impacto del partido fue tal, que los periodistas españoles plasmaron la superioridad del equipo argentino en los principales diarios deportivos. "2-0: Chacarita Juniors bailó al Bayern", titulaba Marca, "Con juego de gambeteo y dominio de la pelota, con sorpresivos cambios de ritmo, los argentinos acreditaron una velocidad que nada tiene que envidiar a la del futbol europeo. Exasperaron a los duros teutones y acabaron mareando al Bayern de Múnich", narraba el diario español.                                                                                                                                    

Al día siguiente, se jugo la final frente al Barcelona dirigido por el holandés Rinus Michels, donde el equipo argentino terminaría perdiendo frente a un arbitraje polémico del catalán Pablo Sánchez Ibáñez, cobrando un dudoso penal a favor del equipo local en donde Carles Rexach marcaria el único tanto del partido.

Pese a la derrota en la final, la victoria contra el equipo bávaro significo una de las hazañas más grandes no solo para el funebrero, sino para el futbol argentino, en donde fácilmente se puede afirmar que esa noche del 24 de agosto, "se agrandó Chacarita".

Esta nota habla de: