Murderball: el extenuante método de entrenamiento de Bielsa

Murderball: el extenuante método de entrenamiento de Bielsa

Por: Luna BrailovskyJueves 6 May 2021

 Marcelo Bielsa es un entrenador controvertido y se ganó distintas famas y apodos a lo largo de los años. El "Loco" quizás sea el oficial, pero cada jugador que pasa por sus filas encuentra nuevas maneras de describir lo que pareciera ser, sin dudas, una experiencia única.

A lo largo de los años y en sus últimas temporadas en el fútbol inglés, en el Leeds United, siguió cosechando su fama de entrenador meticuloso, obsesionado con el estado físico de sus jugadores, para que jueguen el intenso juego de presión que exige.

"Es el entrenador más duro que tuve. En la pretemporada nos dicen que tenemos que correr un kilómetro lo más rápido que podamos y pone tiempos. Si no llegás dentro de esos tiempos, no jugás", contaba Patrick Bamford, delantero del Leeds desde 2018.

Y es que los métodos de entrenamiento de Bielsa son la base de su filosofía como entrenador, en la que la exigente preparación física y la planeación de partidos son algunas de las claves. 

El "Murderball" -o balón asesino- como lo llaman en el Leeds, es una forma característica de entrenamiento que ya tiene la marca registrada del argentino. "Es un ejercicio brutal de velocidad constante", sentenció Bamford.

Cómo es el Murderball

 El Murderball consiste en un método de entrenamiento con el sello de Bielsa y comienza con un 11 contra 11 en todo el campo de juego. Cada jugador tiene su propio cono y debe correr hacia él nada más el balón comienza a rodar. Hay que ir y volver en velocidad, lo que en grandes extensiones lo convierte en un ejercicio de desgaste extremo.

El ejercicio es un partido de práctica de ritmo rápido e hiperintenso, sin árbitro ni tregua, ya que la pelota está en juego constantemente.

En la imagen se puede observar cómo están dispuestos los conos y cómo se reparten los jugadores a lo largo y ancho del campo de juego. Teniendo en cuenta las extensiones y que, a diferencia de un partido, deben correr en todo momento, se entiende el desgaste del que hablan los jugadores.

"Es al 100%, muy caótico", contó el defensor Liam Cooper, también en la nómina del Leeds. 

"Hacemos segmentos de cuatro o cinco minutos, tal vez cuatro o cinco veces, con el personal afuera lanzando la pelota hacia adentro tan pronto como sale. Es todo hombre por hombre, no hay escapatoria. Pero los números que están marcando los muchachos en estas sesiones son ridículos", agregó, lo que demuestra que los métodos del entrenador, aunque controvertidos y extenuantes, rindes sus frutos en la mentalidad de los jugadores.

En cuanto a preparación física, esta forma de entrenar no sólo colabora con la parte aeróbica de resistencia, sino que también aporta a los piques cortos en velocidad, que fortalecen el trabajo en piernas y tobillos, que también sirven para prevenir lesiones.

"¡Los juegos casi parecen más fáciles que el entrenamiento! Y no es solo el 'murderball, las sesiones tácticas son muy profundas. Siempre salimos a la cancha sabiendo exactamente lo que los equipos rivales van a hacer, y si cambian, también estaríamos cubiertos", cerró Cooper.

Esta nota habla de: