El crack que ganó el Balón de Oro y a los 25 años su cuerpo no daba más

El crack que ganó el Balón de Oro y a los 25 años su cuerpo no daba más

Por: Gerónimo ParésSábado 18 Dic 2021

 Se cumplen 20 años de la conquista del Balón de Oro de Michael Owen. Por aquel entonces, año 2001, el delantero quedó por delante en la votación, con 176 puntos, de Raúl (140) y de Oliver Kahn (114). El crack inglés tenía apenas 21 años cuando se consagró con el mayor premio que entrega el fútbol a nivel individual, luego de una gran temporada en el Liverpool en la que se coronó con un triplete: Copa de la UEFA, la Copa de Inglaterra y la Copa de la Liga. Owen fue el último jugador en llevar a Inglaterra el Balón de Oro y hoy cuenta el sufrimiento de las lesiones, luego de tocar el cielo con las manos.

En el aniversario por la obtención del Balón de Oro, Owen brindó una entrevista en donde repasó varios momentos de su carrera. El inglés habló de la locura que fue coronarse con el ansiado premio con tan solo 21 años y aseguró que en ese momento creía que no sería el único: "¿A los 21? Oh, definitivamente pensé que podría ganar otro Balón de Oro. Todavía no sabía que las lesiones me comprometerían tanto"

"Me duele el orgullo cuando creo que la gente me recuerda desde mediados de los 20 en adelante. Tenía "Owen" en mi espalda, pero no era "Michael Owen". Estaba aguantando por mi vida. Tenía la mentalidad de uno de los mejores jugadores del mundo, pero mi cuerpo me estaba fallando. Fue una tortura. Pero sé, por dentro, lo bueno que aún podría haber sido", aseguró el delantero inglés que sufrió una grave lesión a sus 19 años que condiciono su carrera para siempre.

Owen ganó el Balón de Oro con 21 años, pero el está seguro que años antes es cuando supo brindar su mejor versión en el césped: "De los 10 a los 17, creo que no había nadie en el mundo tan bueno. A los 18, estaba marcando goles en un Mundial. A los 21, el Balón de Oro. Pero honestamente, estaba mejor a los 19. Fue entonces cuando sufrí una lesión paralizante", opina Owen.

En 1999, a sus 19 años, el delantero inglés se lesionó su rodilla derecha, precisamente se rompió el tendón de la corva jugando para el Liverpool, situación que condicionó su carrera para siempre: "Ojalá hubiera sido una pierna rota. La peor lesión para mí fue un tendón de la corva roto, porque en ese entonces no operabas, solo permitías que se volvieran a unir. Fue un punto de debilidad en mi carrera. A menudo me pregunto si fue solo una extraña lesión. Hasta entonces era sólido como una roca, nunca me perdí un juego. 

Además, comentó sobre algo que siempre le recuerda el mítico entrenador Sir Alex Ferguson: "Él siempre dice que si hubiera firmado por el Manchester United cuando era niño, no habría sucedido, él me habría protegido"

Luego el jugador habló de la sensación de haber ganado un Balón de Oro: "Estaba emocionado, pero también seré honesto, no sabía muy bien qué era. No fue tan prominente en Inglaterra. Incluso cuando me entregaron el trofeo en Anfield, pensé: ¡Sácalo del campo, estamos a punto de comenzar!". El delantero aseguró que se dio cuenta de la magnitud del trofeo cuando aterrizó en Madrid en el año 2004: "¡Hemos fichado a un Balón de Oro!" comentaban todos, yo estaba como: "Jesús, nadie me da ningún crédito en casa. Ahora, lo miro con mucho orgullo", concluyó el jugador sobre la obtención del Balón de Oro.


Ver más: "Si estás buscando al profesional perfecto, él no está lejos"

Esta nota habla de: