Dembelé metía un golazo y él entraba a operarse

Dembelé metía un golazo y él entraba a operarse

Lunes 5 Abr 2021

Insólito pero real. Mientras el FC Barcelona explotaba súbitamente de alegría por el tardío gol de Dembélé al Real Valladolid que le daba los tres puntos que necesitaba para estar a uno del Atlético, muy lejos del Campo Nou el peor fichaje en la historia del club entraba a operarse por tercera vez del mismo problema. Hablamos de Philippe Coutinho, el brasileño por quien el club pagó 145 millones de euros al Liverpool en enero del 2018 y ya no podrá contar en lo que resta de la actual temporada, la peor de las dos y media en las que jugó en la institución culé.

Coutinho, lesionado el pasado 29 de diciembre de 2020 y operado por primera vez "con éxito" el 2 de enero de este 2021, no tuvo una recuperación acorde, tuvo que operarse una segunda vez (en silencio), fue hasta Catar para que lo analicen y, tras esta visita, decidió que lo mejor era no seguir siendo atendido por los profesionales del club catalán y trasladarse directamente a su Brasil natal para ser atendido por un experto de la selección brasileña.

Operación regreso en Brasil

Según Globoesporte, prestigioso medio de Brasil, Coutinho será operado por Rodrigo Lasmar, médico de la Canarinha, quien le hará una intervención quirúrgica, una artroscopia para intentar arreglar sus problemas en la rodilla derecha, en la ciudad de Belo Horizonte. El jugador estará, tras esta operación, hasta otro mes inactivo y por ello se decanta que no jugará más. Recordemos que desde que llegó Laporta a la presidencia, incluso antes, Coutinho sueña para dejar el club al final de este curso 2020-21. Con toda la suerte, Coutinho todavía podría jugar algún partido de Liga antes de su cierre, prevista para el próximo 23 de mayo.

No pagarán más por Coutinho

La única buena noticia es que debido a este largo parte, Barcelona se "ahorra" de pagarle al Liverpool un variable de 20 millones de euros si el brasileño llegaba a los 100 encuentros oficiales con la casaca blaugrana. En la dirección deportiva ya estaba decidido que Coutinho, si aún estaba listo para regresar, jugara lo mínimo a fin de que no llegue a esa marca centenaria. No hay dinero y no hay que producir más deuda. 

Esta nota habla de: