Aké: Guardiola lo pidió y un año después podría salir del City

Aké: Guardiola lo pidió y un año después podría salir del City

Lunes 3 May 2021

La historia de siempre. O casi. Pep Guardiola eligiendo un futbolista para su defensa en el Manchester City, lo estudian, el club hace una oferta irresistible y llega con bombos y platillos pero al año ya es una duda y una decepción también. En este nuevo capítulo el protagonista es el holandés Nathan Aké, defensa central que llegó a los Citizen desde el AFC Bournemouth en agosto del 2020 como otra propuesta ambiciosa.

La idea era clara: el club quería formar una nueva dupla de defensores centrales y se gastaron más de cien millones en dos futbolistas: Ruben Días, que vino del Benfica por unos 68 millones de euros y Aké que llegó por 45 millones de euros. El portugués se adaptó raído y ya es el que manda en la defensa. Con Aké no pasó lo mismo. Fue titular en las dios primeras fechas de la Premier League, pero luego empezó a rotar. Fue nuevamente titular en la cuarta, contra el Arsenal, hasta que aparecieron las lesiones.

Las lesiones, un drama

problemas musculares lo tuvieron dos meses afuera, regresó en diciembre para ser titular los 90 minutos en dos partidos pero nuevamente las lesiones le jugaron una mala pasada, la peor: una lesión en el muslo lo tuvo otros dos desea afuera y esto ayudó que en la dupla de centrales Guardiola acudiera a John Stones, quien se afianzó en el puesto con Días, este inamovible. Fue suplente un par de partidos y recién jugó un encuentro completo en la victoria contra Crystal Palace por la 34a fecha.

Pese a esto, Aké sabe que está detrás de Días y Stones e incluso de Laporte en el gusto de Guardiola. Incluso si decidiera jugar de lateral, tiene competencia con Joao Cancelo y Oleksander Zinchenko, que vienen jugando en gran nivel. En la Champions League jugó dos partidos pero fueron en la etapa grupal y nada en las eliminatorias. Por ahora es suplente y verá la revancha contra el PSG desde el banco. La mejor chance de Aké, con la liga ya casi asegurada, es es poder jugar esos partidos por compromiso y demostrar que vale la pena.

Un préstamo no sería ninguna locura, pues ya vivió eso cuando estuvo en el Chelsea. El club de Londres, a donde llegó en 2012, lo cedió tres veces, al Reading FC, al Watford FC y más tarde al AFC Bournemouth, que decidió ficharlo final por 25 millones de euros en junio del 2017. Al final de la temporada se verá su futuro y qué piensa Guardiola, sobre todo, de él. Una salida no se descarta. 

Esta nota habla de: